Seleccionar página

DIVORCIOS ANTE NOTARIO

Desde la entrada en vigor de la Ley de jurisdicción voluntaria, Ley 15/2015 de 2 de Julio, se pueden tramitar determinadas separaciones y divorcios ante el Notario.
Con la voluntad de desatascar los juzgados, nació la Ley de jurisdicción voluntaria, que pretende desjudicializar algunos procedimientos de separación y divorcio que anteriormente solo podían resolver los Jueces, pero no en todos los casos pueden tramitarse los divorcios ante Notario. la Ley establece determinados requisitos para poder tramitarlo notarialmente;
1º el divorcio tiene que ser de mutuo acuerdo, es decir, los cónyuges tienen que estar de acuerdo, y se veda a los notarios, el conocimiento de los divorcios contenciosos.
2º El matrimonio no puede tener hijos menores de edad o incapacitados. En el caso, de que existan hijos mayores de edad o emancipados, los mismos han de firmar en la escritura notarial de divorcio, a los efectos de prestar su consentimiento en relación con los acuerdos que les puedan perjudicar.
3º Los cónyuges tienen que estar asistidos por Abogado, quien firmará en la escritura junto a las partes.
4º Sólo se podrán tramitar ante el Notario correspondiente al último domicilio conyugal, o al del domicilio actual de cualquiera de los dos cónyuges
Lo cierto es que los divorcios notariales, tienen ventajas e inconvenientes, la ventaja más relevante es la rapidez con que se puede tramitar un divorcio, en 24 horas reales desde que asisten a informarse al despacho podrían estar divorciados, en los divorcios judiciales de mutuo acuerdo, los conocidos como divorcios exprés, el plazo va desde los dos a los cuatro meses. Otra ventaja indudable, es la privacidad, no es lo mismo, un divorcio en el despacho de un notario con toda la privacidad del mundo, que un divorcio en sede judicial, en el que las partes tendrán que esperar su turno en un pasillo plagado de gente. Pero no todo son ventajas, el inconveniente más destacado de los divorcios notariales, es el económico, si se tramita un divorcio sin liquidación de sociedad de gananciales los aranceles del Notario ascenderán a unos 90 € por cónyuge aproximadamente, pero si se liquida al mismo tiempo la sociedad de gananciales, la factura puede subir considerablemente.

Llámanos ahora!